Cuando la angustia se apoderó de mi

Qué razón tenía Viktor Frankl al decir que cuando uno está atrapado en una pesadilla donde todo alrededor es sufrimiento, lo único que te mantiene de pie es salirte de tu realidad y recordar aquello que te ha hecho feliz. Es chistoso, porque yo hace algunos días afirmaba convencida de que los recuerdos sólo servían para aprender del pasado, pero que aferrarse a ellos no te dejaban avanzar. Hoy me trago mis palabras.

La esperanza es lo último que queda, cuando no queda nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s